¿Cómo crear una secuencia de clase de yoga?

Cómo crear una secuencia de clase de yoga / Canva¿Tienes dificultades para organizar una secuencia de clases de yoga que resuene? Para empezar, necesitarás una intención para la clase. Conocimiento de las diferentes posturas y comprensión de cómo fluyen juntas.

Piensa en el estilo de yoga y en qué posturas se ajustan a ese estilo. Una secuencia bien elaborada puede transformar una clase de buena a inolvidable.

Esta guía te proporcionará pasos sencillos para crear secuencias eficaces y atractivas para tus alumnos.

Sigue leyendo y hagamos que surja la magia en la alfombra.

Principales conclusiones

  • La planificación de una secuencia de clases de yoga empieza por fijar un objetivo. Piensa en lo que quieres que consiga la clase. Como desarrollar la fuerza o la relajación.
  • Mezclar distintos tipos de posturas en tu secuencia mantiene el interés de los alumnos. Utiliza posturas de calentamiento. Luego añade otros más desafiantes. Al final, realiza estiramientos de enfriamiento para mantener el equilibrio.
  • Es importante saber cómo afecta cada postura al cuerpo y a la mente. Esto ayuda a crear un flujo en el que cada movimiento prepara a los alumnos para el siguiente.
  • Asegurarte de que tu secuencia tiene variedad supone un reto para todos los niveles de los alumnos. Pero no les abruma. Equilibra las posturas difíciles con otras más fáciles a lo largo de la clase.
  • Terminar tu clase de yoga con relajación es la clave. Permite a los alumnos descansar y sentir todos los beneficios de su práctica antes de marcharse.

Vídeo – Como disenar una clase de yoga

El propósito de la secuenciación intencional en las clases de yoga

La secuenciación intencionada en las clases de yoga tiene un gran propósito. Guía a los alumnos a través de un viaje. Eso abre su cuerpo, agudiza su mente y llena su corazón.

Piensa que es como crear una historia. Donde cada postura es un capítulo que conduce al siguiente. Construir hasta un final significativo.

Esta secuencia permite a los principiantes aprender lo básico de forma segura, a la vez que supone un reto para los alumnos avanzados. Los profesores planifican estos caminos cuidadosamente. Saber cuándo añadir energía con posturas de pie. Como Guerrero II o calma con trabajo en el suelo como Postura del Niño.

Cada postura tiene su lugar en la narrativa de una clase, preparando el escenario para el crecimiento y el descubrimiento personales.

La secuenciación también equilibra el esfuerzo y la facilidad en la práctica. A principio básico de la filosofía del yoga. Una secuencia bien pensada armoniza bien la respiración. Muévete entre posturas con suavidad, y descansa profundamente en posturas de relajación final como la Postura del Cadáver.

Es algo más que elegir lo que viene después. Se trata de crear una experiencia. Donde cada elemento apoya el viaje interior del alumno. También gestionando externamente cómo estiran y fortalecen distintas partes de sí mismos a lo largo de la clase.

Desarrollar una Secuencia de Clase de YogaDesarrollar una Secuencia de Clase de Yoga: Guía paso a paso

Crear una secuencia de clases de yoga es como hacer una hoja de ruta para tu práctica. Empiezas con una idea de adónde quieres ir. Luego elige los mejores pasos para llegar hasta allí.

Paso 1: Establece el objetivo de tu secuencia

Primero, decide en qué se centrará tu clase de yoga. Esto es como elegir la historia que quieres contar. Tal vez quieras aumentar la fuerza o ayudar a la gente a relajarse. Tu elección da forma a toda la clase.

Piensa en lo que necesitan tus alumnos y en cómo puedes satisfacer esas necesidades con diferentes posturas. Este paso marca la dirección de todo lo que viene después.

A continuación, considera la posibilidad de utilizar plantillas de secuenciación como guía. Estas herramientas pueden facilitar la planificación dándote una estructura a seguir.

Muestran cómo empezar. Muévete por las distintas secciones y termina la clase de forma que tus alumnos se sientan cómodos.

Con objetivos claros y plantillas útiles. Organizar una secuencia de yoga eficaz es mucho más sencillo.

Paso 2: Analiza la naturaleza de cada postura

Examina cada postura de yoga que pienses utilizar. Piensa en lo que hace por el cuerpo y la mente. Algunas posturas, como el saludo al sol, calientan el cuerpo. Otros, como savasana ayudan a enfriarse y a relajarse.

Los profesores de yoga deben saber cómo afecta cada postura a los alumnos.

La clave para que una secuencia de yoga tenga éxito es comprender el propósito que hay detrás de cada asana.

Considera también si una postura es difícil o fácil para tus alumnos. Mézclalos para mantener a todos desafiados. Pero no abrumado. De este modo, crearás una clase que siente bien y ayuda a todos a crecer en su práctica.

Comprender las relaciones entre posturas / CanvaPaso 3: Comprender las relaciones entre posturas

Saber cómo se enlazan las posturas hace que tu secuencia de yoga fluya. Piensa en ello como en un baile. Donde cada movimiento conduce suavemente al siguiente. Este paso consiste en ver cómo determinadas posturas preparan al cuerpo para otras más complejas más adelante en la sesión.

Por ejemplo, un simple pliegue hacia delante puede preparar a los alumnos para flexiones o torsiones más profundas. Se trata de crear un camino que vaya desde los ejercicios de enraizamiento hacia los retos máximos. Luego vuelve a los estiramientos relajantes.

También te conviene mezclar y combinar posturas que equilibren la fuerza con la flexibilidad. Si incluyes una postura difícil, como la plancha. Equilíbralo con algo calmante como la postura del niño más adelante.

De este modo, los estudiantes se sienten a la vez desafiados y cuidados durante su práctica de yoga. Utiliza plantillas o secuencias de muestra como herramientas. Pero modifícalos en función de lo que tu clase necesite ese día.

Prestando atención a estas relaciones entre posturas. Creas clases que no son sólo viajes físicos. Pero también historias contadas a través del movimiento y la respiración.

Paso 4: Equilibra tu secuencia para un flujo óptimo

Hacer que tu clase de yoga fluya bien es clave. Piensa en ello como si fuera una historia con un principio, un nudo y un desenlace. Empieza despacio con posturas fáciles para que todo el mundo entre en calor. Luego, pasa a otras más desafiantes que requieran más energía.

Aquí es donde puedes añadir posturas como guerreros o estocadas
para generar calor en el cuerpo.

Después del trabajo duro llega el tiempo de enfriamiento. Introduce estiramientos más suaves y quizá algunas posturas en el suelo.

Para dejar que los músculos se relajen y volver a respirar profundamente. ¿La última parte? Termina con un tiempo tranquilo para descansar. Piensa en la postura del niño o en tumbarte boca arriba.

De este modo, los alumnos salen sintiéndose renovados y equilibrados de la cabeza a los pies. Sigue comprobando lo que funciona mejor y haz los ajustes necesarios. Esto mantiene tus clases frescas y atractivas para todos los que se apuntan.

Elementos esenciales para una secuencia de clase de yoga / CanvaElementos esenciales para una secuencia de clase de yoga

Conseguir que tu clase de yoga fluya correctamente significa incluir partes clave. Empiezan con la conexión a tierra. A continuación, muévete calentando y trabajando duro. Luego te relajará profundamente, antes de terminar en un apacible descanso.

Centrado

Centrarse al principio de una clase de yoga es como preparar el escenario para lo que está por venir. Ayuda a los alumnos a dejar atrás su día a día y centrarse en su práctica. Los profesores suelen empezar con una simple respiración o una breve meditación.

Esto trae la mente de todos a la sala. Listo para el movimiento.

Utilizar técnicas de centrado, como centrarse en la respiración o movimientos suaves en posición sentada, prepara el cuerpo y la mente. Es un puente entre la prisa de la vida cotidiana y la calma de la práctica del yoga.

Para los profesores, es clave que esta transición sea fluida. Pueden utilizar música suave o imágenes guiadas. Para ayudar en esta parte de la planificación de la clase. De este modo, cuando los alumnos empiecen a moverse a través de posturas como estocada baja o guerrero III están totalmente presentes y comprometidos.

Calentamiento

Un buen calentamiento despierta el cuerpo. Prepara los músculos y ayuda a la mente a concentrarse. Empieza con posturas sencillas como la sukhasana, que consiste en sentarse con las piernas cruzadas, o una postura suave de niño. Esto hace que la gente se sienta cómoda y respire profundamente.

A continuación, pasa a estiramientos más activos, como el pliegue medio hacia delante o la gato-copa para relajar la columna y los hombros. Esta parte marca el tono de una gran clase.

A continuación, añade algunos movimientos ligeros que hagan coincidir la respiración con el movimiento. Como levantar los brazos al inhalar y doblarlos hacia delante al exhalar. Esto vincula la respiración con el movimiento, clave en vinyasa yoga.

No se trata sólo de estirar. Es prepararse para lo que viene a continuación en tu secuencia, calentando el cuerpo de forma inteligente. El calentamiento debe ser fácil de seguir. Pero también chispea energía para poses más duras más adelante.

Trabajar en / CanvaTrabajar en

La parte de trabajo de tu secuencia de yoga es donde se produce la magia. Traes posturas como la estocada creciente, postura de la silla
y postura del triángulo para desafiar y fortalecer a tus alumnos.

Esta sección empuja a todos un poco más allá. Pone a prueba el equilibrio y la resistencia. Es donde incluyes estiramientos más estiramientos más intensos que abren el cuerpo y vigorizan la mente.

Incorpora flujos como el chaturanga a las secuencias de flujo en escalera para conseguir un movimiento dinámico. El equilibrio con el trabajo básico mantiene a los alumnos comprometidos y centrados.

Observa siempre cómo manejan cada postura. Esto te ayuda a ajustarte sobre la marcha. Garantizar que todo el mundo obtiene lo que necesita de la consulta sin sentirse abrumado.

Sigue guiándote respiración a respiración. Es esencial para mantener la energía en movimiento durante esta vigorosa parte de la clase.

Estiramiento profundo / Trabajo de suelo

Los estiramientos profundos o el trabajo de suelo en yoga ayudan a relajar el cuerpo. Sigue las posturas más activas. Como los saludos al sol y posturas de pie. Esta parte se centra en estiramientos que llegan más profundamente a tus músculos.

Las posturas como el ángulo recostado y la postura del niño son clave aquí. Te preparan para el final de la práctica. Facilitando que te sueltes y te sumerjas en la relajación.

El trabajo en el suelo también te permite reflexionar en silencio mientras mantienes cada postura durante más tiempo. Esto ayuda a calmar tu mente después de la energía de los movimientos anteriores. Incluyendo posturas como pirámide y la postura de la rueda en esta fase. Los alumnos pueden abrir profundamente su cuerpo de forma segura.

Esto aumenta la flexibilidad a la vez que reduce los niveles de estrés. Antes de que comience el enfriamiento y la relajación final.

Enfriamiento

El enfriamiento es una parte fundamental de tu secuencia de yoga. Ayuda a tus alumnos a ralentizar su respiración y a calmar su cuerpo. Después del trabajo duro, introduce posturas como la postura del niño o flexión hacia delante sentada.

Estas asanas son perfectas para relajar los músculos después de las posturas máximas.

Utiliza este tiempo para guiar a los alumnos a través de respiraciones profundas, ayudándoles a conectar consigo mismos.
Un buen enfriamiento les prepara para la relajación final. De este modo, salen de clase sintiéndose renovados y con los pies en la tierra.

Piensa en ello como si cerraras suavemente un libro que has estado leyendo, terminando con una nota de paz.

Relajación final / CanvaRelajación final

La relajación final ayuda a terminar tu clase de yoga. Da a los alumnos un momento para descansar y sentir los efectos de su práctica.

Les guías hasta posturas tumbadas como postura del cadáver. Donde puedan respirar profundamente y relajar cada parte de su cuerpo.

Este tiempo les permite absorber todos los beneficios de las posturas que hicieron.

Debes mantener la habitación en silencio y en calma durante esta fase. Tal vez poner música suave o sonidos de la naturaleza para ayudar a profundizar su relajación. Después de unos minutos, vuelve a sentarlos lentamente. Dales las gracias por unirse a tu clase.

Esto hace que todos se sientan frescos y en paz. Mientras siguen con su jornada.

Conclusión

Crear una secuencia de yoga es como elaborar una historia. Tienes que empezar con un objetivo. Añade posturas que tengan sentido juntas y guía a tus alumnos en cada paso. Utiliza herramientas como plantillas para ayudarte a planificar tu clase.

Piensa en cómo se siente cada postura y fluye hacia la siguiente. Tu clase se convertirá en una experiencia que ayudará a todos a crecer en su práctica. Esta guía te da los pasos para crear clases atractivas y equilibradas para todos tus alumnos.

Cómo crear una secuencia de clase de yoga / Canva